La Semana Santa es tiempo de recogimiento, de silencios y bandas de música, de olor a vela y a incienso, de reencontrarse con los hermanos de cofradía año tras año, de sentimientos, de recuerdos de la infancia y de la ilusión mantenida como si fuera el primer día.

Si sabes de lo que te hablamos o si quieres descubrirlo, déjate llevar de viaje sensorial semanasantero, por toda España, recorriendo 10 ciudades y dejándonos llevar por 10 elementos característicos de cada Semana Santa. Vivamos una Semana Santa diferente, desde casa.

1. Una saeta que rompe el silencio en la Madrugá de Sevilla

La noche del Jueves al Viernes Santo en Sevilla se conoce como la Madrugá. Varias hermandades salen a la calle a la vez, acompañados por miles de fieles en sus recorridos que durante más de 10 horas llenan los barrios de Sevilla de emoción, silencio y saetas. La Madrugá es ver a Jesús del Gran Poder acercarse, que parece que va andando, escuchando solo el arrastrar de los pies de los nazarenos. Es la plaza de San Lorenzo llena de gente, a medianoche y con todas las luces se apagadas. Es el sonido de una campana y ver que se abren las puertas del templo, sale la hermandad y una saeta rompe el silencio. Ese es el momento, es la Madrugá de Sevilla.

Si quieres ver más, el Canal de YouTube "La Saeta" comparte este momento inigualable de la Semana Santa Sevillana.

2. Zamora, silencio, devoción y música

La Semana Santa en Zamora discurre por calles estrechas, con mucha gente esperando para ver pasar la procesión, por la noche y en silencio. Un silencio que en Zamora se rompe cuando en Lunes Santo el Cristo de la Buena Muerte baja la calle Balborraz y el coro canta "Oh, Jerusalem". Un silencio que se convierte en Siete Palabras en Martes Santo o que se jura por todos los hermanos en el atrio de la Catedral la tarde del Miércoles Santo. Un silencio respetuoso y sentido que lo rompe un bombardino o una carraca tocada por un hermano vestido con capa parda. Un silencio que se torna en Miserere mientras Jesús Yacente, en andas, recorre lentamente la Plaza de Viriato la noche del Jueves Santo. Un silencio que esa misma madrugada rompe el Merlú para llamar a los hermanos de Jesús Nazareno a comenzar la procesión, al ritmo de la marcha de Thalberg. Un silencio que es dolor en los brazos de Nuestra Madre y en la mirada baja de la Soledad. Un silencio, que solo se rompe de verdad, cuando el Domingo de Resurrección Jesús se reencuentra con su madre.

Te recomendamos todos esos momentos, pero si debemos quedarnos con uno solo, no te pierdas el Canto del Miserere en la noche del Jueves.

3. Los Salzillos de Murcia

Estamos seguros que los murcianos podréis decirnos que hay muchos detalles a destacar de la Semana Santa de Murcia, pero no podemos destacar sino la procesión de los Salzillos. En la mañana de Viernes Santo, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, con nueve pasos procesionales del maestro de la imaginería barroca Francisco Salzillo, sale a la calle. Destaca la expresividad y la fuerza que transmiten sus imágenes: La cena, la oración del huerto, el prendimiento, los azotes, la Verónica, Nuestro Padre Jesús, la caída, San Juan y la Dolorosa. Es ver un museo a hombros de los nazarenos.

Lo más característico es que los nazarenos reparten, entre los asistentes, caramelos, monas, bocadillitos, huevos duros…

Si quieres sentirte como si estuvieras ahora mismo cerca de los Salzillos, te recomendamos esta serie de vídeos.

4. Domingo de Ramos en Elche, un clásico inconfundible

Elche también vive también la Semana Santa con un sello muy distintivo. En este caso, la principal festividad es el Domingo de Ramos, declarado Interés Turístico Internacional y de la que existe documentación desde 1371. Aquí, es tradicional la procesión de las palmas, donde todos los devotos portan palmas blancas, muy comunes por la abundancia de palmeras en la zona. Es en Elche donde se introduce, desde este momento, la palma blanca en la procesión de ramos, muy común después en otras procesiones de ramos en España. Normalmente se preparan con elaborados trenzados, creando formas muy características. Como dato curioso, cada año es una cofradía distinta la encargada de portar el paso “de la Borriquita”. Unas 35.000 personas salen a la calle para recibir a Jesús Triunfante con sus palmas… y en la Semana Santa de Elche, si hay un momento único, es este.

Te recomendamos que descubras más sobre el Domingo de Ramos de Elche en este enlace.

5. Málaga y sus tronos de Semana Santa

Debemos regresar a Andalucía una vez más para destacar la conmemoración de la Pasión y Muerte de Cristo que hacen en esta bonita ciudad. Cuando pensamos en las procesiones de Semana Santa del sur, una de las primeras imágenes que se nos viene a la cabeza es la de los costaleros y penitentes cargando con las imágenes en sus espaldas. Sin embargo, en Málaga la tradición es cargar sus tronos sobre el hombro. Porque en Málaga no son pasos, sino tronos. Los hombres y mujeres de trono van en los varales, estructuras de metal de varios metros de longitud, de un tamaño mayor que los pasos y llevados por un número mayor de hombres y mujeres (hasta 250 personas en algunos de ellos) que no se turnan durante las ocho horas de media que suele durar la procesión.

En este vídeo de "Cámara Cofrade" puedes acercarte un poco más, a pie de trono.

6. El Encuentro en la Semana Santa de León

En la mañana del Viernes Santo en León si hay un sentimiento que se comparte, además de la devoción religiosa, es el frío. Quien ha estado en la Plaza Mayor, esperando el momento cúlmen, esperando a que se produzca el Encuentro en la Procesión de los Pasos, sabe que el frío es intenso. Y no importa casi la época en la que caiga la Semana Santa. Pero merece la pena la espera y el inicio de entumecimiento… León, se rinde a los pies de Dolorosa, el Nazareno y el San Juan. La Plaza Mayor, abarrotada de gente, vibra emocionada con los 13 pasos y los más de 4.000 papones en Viernes Santo. Si hay un momento en León, es ese instante.

El canal La 8 León te hará revivir la Procesión de los Pasos.

7. Ferrol, llena de color

Esta ciudad coruñesa posee una de las festividades más populares de Galicia en su Semana Santa. Estas celebraciones se caracterizan por el colorido de los trajes de sus devotos en las procesiones, que siempre utilizan tonalidades más vivas que destacan entre el resto. Más de tres mil penitentes desfilan cada año por las calles de Ferrol con sus hermandades en 25 procesiones que desfilan por el barrio de la Magdalena, casco histórico de la ciudad. Los pasos de Semana Santa se viven con gran entusiasmo en la Comunidad y su popularidad ha ido extendiéndose poco a poco, hasta ser declarados el pasado 2014 Fiestas de Interés Turístico Internacional. Ferrol es color y es su olor a mar en Semana Santa.

Revive la Semana Santa de Ferrol con este vídeo.

8. Granada se prende fuego

En Granada los días de Pasión también se viven al máximo. Esta ciudad, siempre mágica, no podía ser menos durante Semana Santa, por lo que vivirla alguna vez en la vida es algo imprescindible. Más de 30 cofradías participan cada año en las procesiones de la ciudad. Un momento único es lo que ocurre el Miércoles Santo por la noche: el Sacromonte se prende fuego con grandes hogueras desde las cuevas con motivo de la procesión del Cristo de los Gitanos, que dura toda la noche hasta que amanece. Entre saetas e iluminados solamente por la luz de las hogueras de las cuevas, con fervor flamenco, alegría y la noche granadina abarrotada de gente. Eso es la Semana Santa en Granada, eso la hace única.

Un vídeo no le hace justicia, pero al menos podrás entender un poco mejor de lo que hablamos.

9. Valladolid se entrega en Semana Santa

Valladolid cobra una importancia única durante su famosa Semana Santa, con un valor artístico incalculable. Se dice que sus procesiones, cuyas imágenes cuentan detrás con nombres importantes de la escultura barroca como Juan de Juni o Gregorio Fernández, son las que representan con mayor fidelidad la Pasión de Cristo. Uno de los eventos más característicos de la ciudad es el Sermón de las Siete Palabras, que tiene lugar durante el mediodía del Viernes Santo. En él, primero se anuncia un pregón a caballo por distintos rincones de la ciudad. A continuación, un miembro de la Iglesia debate desde la Plaza Mayor sobre las últimas siete palabras que Cristo mencionó en la Cruz.

Si quieres saber cómo es el Sermón, puedes verlo en este enlace.

10. Zaragoza, a golpe de tambor

En Zaragoza, el origen de las procesiones remonta hasta el siglo XIII, cuando surgieron las primeras cofradías. Es particular el sonido de los pasos en esta ciudad, ya que van acompañados del estruendo de multitud de tambores que se tocan al unísono. Saetas y jotas se alternan en las procesiones, como es tradición en Zaragoza. Pero sobre todo, suenan los tambores, en concreto más de 4.000. Incluso existe una ruta del tambor, que incluye localidades del Bajo Aragón donde se "rompe la hora". Calanda, Alcañiz o Andorra son algunos de los lugares en que se siente la Semana Santa aragonesa como debe sentirse, vibrando todo el cuerpo, a golpe de tambor.

No es lo mismo que en vivo, pero seguro que desde casa también vibras con los tambores.

Este año 2020 aunque no podemos llevarte a la Semana Santa que más te gusta, hemos querido que la Semana Santa llegue a tu casa. Esperamos que te haya gustado.