La Semana Santa, en deliciosas propuestas gastronómicas

Empieza la Semana Santa y, aunque este año la vivamos de forma diferente, hay algo que, si queremos, no cambiará: los platos típicos de Semana Santa. Las tradiciones culturales y religiosas se han visto reflejadas en nuestra gastronomía, que cuenta con auténticas delicias especiales, cuya tradición es prepararlas durante esta época del año. La Semana Santa marca un período con platos únicos en los que destaca la ausencia (o no) de carne y la austeridad de su preparación.

Aquí te proponemos algunos de los más típicos y su receta sobre cómo prepararlos. Avisamos: no es una buena idea leer este artículo justo antes de comer, merendar o cenar, porque tendrás ganas irremediables de preparar todos y cada uno de estos platos al momento. ¡Vámonos de viaje culinario!

Potaje de vigilia

Al cumplir con la vigilia de los viernes de Cuaresma y no ingerir carne, el potaje de garbanzos se convirtió en la mejor opción para los viernes. De hecho, hoy en día es uno de los platos más característicos de estas fechas. Normalmente suele cocinarse con bacalao, espinacas y huevo duro, aunque también se añaden otros ingredientes típicos según la zona en la que se cocine.

¿Te animas a prepararlo? Aquí, la receta de "El Comidista".

Patatas viudas

Es un plato muy típico de la gastronomía castellana. Y no, no es que a estas patatas se les haya muerto el marido. En este caso, con ‘viudas’ se hace referencia a que las patatas no se acompañan de ningún tipo de carne. Sin embargo, suelen ir cocidas y aderezadas con pimentón dulce, aceite de oliva y algo de sal. Es esta ausencia de carne lo que hace que las patatas viudas sean uno de los principales platos tradicionales de Semana Santa.

Si te apetece probarlas, te recomendamos esta receta de Mis cosillas de cocina.

Torrijas

Son el dulce típico de Semana Santa por excelencia. Su receta es conocida en toda España, aunque varía según las tradiciones de cada lugar. Las hay de leche, de vino, de miel e incluso de agua. Sin embargo, si por algo se caracteriza una buena torrija es por la presencia de la canela. Este plato ha conseguido posicionarse como un indispensable de la Cuaresma, por lo que, si aún no las has cocinado, corre antes de que se acabe la temporada. ¡Las tradiciones son las tradiciones!

Puedes elegir esta de "Pequerecetas" o esta otra versión un poco más sana de Lucía Gómez "cocinando el cambio".

Longaniza de Pascua

Este embutido valenciano puede encontrarse en casi cualquier establecimiento, ya que actualmente puede consumirse durante todo el año. Sin embargo, solía ser típico comerlo el Día de Pascua como símbolo del fin de la vigilia junto con la mona. Es tradición comerlo en el campo para merendar. No creemos que sea fácil hacerlo artesanalmente…

Buñuelos de bacalao

El bacalao en general es un alimento muy presente durante la Semana Santa y la previa etapa de Cuaresma, ya que es una alternativa a la carne asequible y fácil de conservar. En este caso, nos quedamos con los buñuelos de bacalao o crispells en Cataluña, que suenan con fuerza estos últimos años en bares y restaurantes por estas fechas.

Para su preparación, se utiliza bacalao desmigado y desalado, armándose con una masa de agua o leche, harina y huevos. Aunque son particularmente populares estos días, cada vez más se consumen durante todo el año.

Puedes probar esta receta, por ejemplo, de "Directo al paladar".

Mona de Pascua

Aunque existen gran variedad de recetas y está muy extendido, este postre es característico de la costa mediterránea. La más tradicional está compuesta por una masa que envuelve uno o varios huevos cocidos, que en el pasado eran considerados carne y, por tanto, debían ser comidos durante la Pascua para simbolizar el fin de la vigilia.

"Cocinera y madre" nos trae la receta de las Monas de Pascua.

Barquillos

Los barquillos son un dulce muy característico de los pueblos manchegos, como ya nos enseñó Almodóvar en una de las escenas de Volver. Estos dulces se fríen mezclando, entre otros, vino blanco, azúcar y harina y poseen una forma muy característica que se consigue enrollando la masa en una caña que se retira una vez frita la mezcla. ¿No tienes ganas de merendar?

Pa torrat

El Pa Torrat, de Semana Santa, más que un plato típico, es un acto de tradición principalmente en la provincia de Alicante. El pa torrat es tradición repartirlo en Viernes Santo a los costaleros de los pasos de Semana Santa para que recuperen fuerzas. Se trata de un pan tostado al horno con aceite, ajo y sal. Suele ser típico acompañarlo de habas crudas o tiras de bacalao y vino. Nos lo cuenta AlliOli desde Alicante.

Sopas de Ajo

Aunque este año la Semana Santa viene con tiempo variado, las sopas de ajo son un plato tradicional para pasar el frío de estos días. En algunos sitios, especialmente en Castilla y León, es un plato típico de estas fechas. En Zamora es tradicional tomar unas sopas de ajo para desayunar en la madrugada del Viernes Santo, en la parada de la procesión de Jesús Nazareno.

Te recomendamos esta receta zamorana de Espe Saavedra.

Huesillos extremeños

Los huesillos son unos dulces muy típicos en Extremadura y Ávila, que se preparan durante toda la Cuaresma. Su sabor es bastante parecido al de las rosquillas, pero su forma alargada hace honor a su nombre. Normalmente suelen estar cubiertos de azúcar y es tradición comerlos para merendar o desayunar.

Esta receta de "Galletas para Matilde" está de rechupete.

Limonada de León

En Semana Santa en León tienes que saber que lo típico es tomar limonada. Un indispensable para sobrevivir, con vino, limones, canela y azúcar. “El sabrosista” te cuenta cómo prepararla.

Pestiños

Los pestiños son un dulce típico principalmente en Andalucía, aunque también son bastante populares en Extremadura y en otras zonas. Se componen de una masa de harina frita y cubierta de azúcar o miel. Cada ciudad tiene sus propias tradiciones a la hora de prepararlo, y puede variar ligeramente la forma y los ingredientes de la receta base. También son muy populares en Navidad.

La receta de "Pintando las nubes" puede ser una buena forma de iniciarse en los pestiños.

Dos y pingada

Y, si después de tanta comilona, llegas al Domingo de Resurrección, guarda fuerzas porque en Zamora es típico el "Dos y pingada", que consiste en dos huevos fritos, dos o tres magras de cerdo pasadas por la sartén (la magra es el jamón serrano a medio curar, o incluso más fresco) y pan. Revisa la receta de "Lápiz y mantel", no tiene pérdida. ¿Llegarás vivo al Lunes de Pascua?

Sería imposible recoger todas las recetas típicas de nuestra tierra y resumirlas en un post. Cada territorio cuenta con unas tradiciones propias muy marcadas y eso hace que tengamos una riqueza excepcional en nuestra gastronomía. Y tú, ¿con cuál de estos platos te quedas? ¿No te ha entrado hambre? ¡Disfruta de la Semana Santa, que también se puede, desde casa!