El viajero puede llevar a bordo elementos como bastones o muletas, siempre que no obstaculicen ni pongan en peligro al resto de pasajeros. En trayectos interurbanos, el resto de elementos de ayuda a la movilidad que cumplan con las medidas (140x70x100 cm.) viajarán en la bodega sin coste adicional. Para ello el pasajero debe presentarse en la dársena con el equipaje preparado 15 minutos antes de la hora de salida. De no ser posible y existir un servicio de facturación propio, se enviarán en un vehículo posterior.

En las plazas PMRSR solo viajarán sillas de ruedas homologadas que no excedan las medidas 120 x 70 x 109 cm. El peso máximo, incluyendo al ocupante, dependerá de la plataforma elevadora (aprox. 300 kg).