Uso de cookies

En ALSA utilizamos cookies, propias y de terceros, para mejorar su experiencia de usuario, mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando o vuelve a acceder al portal de nuevo sin cambiar su configuración, consideraremos que acepta recibir cookies en esta página web. Le recordamos que puede cambiar la configuración de cookies de su navegador en cualquier momento así como obtener más información de nuestra política de cookies.

Historia de ALSA

La innovación permanente, la mejora continua y la gestión del transporte orientada al cliente son las pautas que marcan la historia y el presente de ALSA, una organización inmersa en un mundo intercomunicado que mira al futuro con la misma ilusión que tenía en sus orígenes.

Las carreteras occidentales de la Asturias de finales del siglo XIX, fueron testigos del nacimiento de nuestra empresa de manos de "La Ferrocarrilana", primera compañía de diligencias de Luarca que hacía el trayecto de Luarca-Oviedo en 15 horas. Años más tarde, en 1899, con material y nombre renovado, "El Luarca, automóviles de viajeros", se mejora ese tiempo en ocho horas con sus recién adquiridos coches de vapor, los primeros de la empresa.

Finalizando el siglo XIX, y comenzando el XX, la sociedad va a experimentar un profundo cambio. Los avances tecnológicos, que permitieron sustituir la tracción animal por las máquinas de vapor primero y por los motores de explosión después, ofrecen óptimas posibilidades para el desarrollo del transporte.

El transporte de viajeros y mercancías era de vital importancia, tanto por el suministro de alimentos y existencias que facilitaba, como por propiciar el desarrollo e intercambio sociocultural entre las comunidades a las que atendía. Fueron comienzos difíciles, de laborioso trabajo, pero que sirvieron para fundamentar las bases en las que hoy se asienta nuestra profesionalidad.

La zona occidental de Asturias despegaba en una trayectoria de desarrollo económico. Automóviles El Luarca (denominación que fue adquiriendo con el tiempo) participó en ese crecimiento realizando su primer viaje en junio de 1916 con un coche de motor de gasolina.

Apoyándose en la experiencia acumulada en el transporte de viajeros y mercancías, se constituyó, en 1923, la sociedad Automóviles Luarca, S.A. (A.L.S.A.), materializándose en un esquema moderno las bases de toda una serie de actividades relacionadas con el transporte que hoy representan la realidad de ALSA.

Desde entonces, ALSA se conceptuó como una empresa más especializada y capacitada en el medio de las actividades propias del transporte de viajeros por carretera.

La década de los años sesenta marcó un punto de inflexión en la historia de ALSA y supuso un enorme avance y el inicio del constante crecimiento de nuestra empresa.

En 1964 se puso en marcha la primera línea internacional Oviedo-Paris-Bruselas, y ese mismo año, el servicio regular Asturias-Madrid. Estas nuevas incursiones hicieron posible que sus vectores se dirigieran a otros puntos de Europa (Suiza, Portugal¿), ampliando paso a paso su red de transporte y llegando cada vez a nuevas comunidades.

El proceso de internacionalización fuera del ámbito europeo se inició en 1984 con la implantación en la República Popular China. El siguiente paso fue la entrada en el Reino de Marruecos, mediante la adjudicación de la gestión del transporte urbano de Marrakech, obtenida en 1999.

Empresas punteras en el ámbito de sus respectivas regiones de Galicia, Cantabria y Castilla y León pasaron a formar parte de ALSA en los años 90. En 1999 adquiere la empresa pública Grupo Enatcar.

Trasladándonos a nuestro presente, el momento más importante está marcado por la integración que en 2005 se produce con el operador británico National Express Group, y, más recientemente, la adquisición en el año 2007 del Grupo Continental Auto, segundo operador nacional de transporte de viajeros por carretera.

La innovación permanente, la mejora continua y la gestión del transporte orientada al cliente son las pautas que marcan la historia y el presente de ALSA, una organización inmersa en un mundo intercomunicado que mira al futuro con la misma ilusión que tenía en sus orígenes.

  1. Año 1889

    1889

    La Ferrocarrilana, empresa de diligencias de Luarca, primer antecedente de la Sociedad

  2. Año 1890

    1890

    Nace El Luarca Automóviles de Viajeros, que incorpora el primer coche de vapor de la compañía

  3. Año 1916

    1916

    Automóviles el Luarca realiza su primer viaje con un coche de gasolina

  4. Año 1923

    1923

    Se constituye Automóviles Luarca Sociedad Anónima (ALSA)

  5. Año 1924

    1924

    Nuevas instalaciones en Luarca

  6. Año 1926

    1926

    Incorporación de las populares "bañeras" a la flota de ALSA

  7. Año 1941

    1941

    Inauguración de la Estación de Autobuses de Gijón

  8. Año 1942

    1942

    Autobús de Gasógeno que circuló tras la Guerra Civil

  9. Año 1956

    1956

    Los "Aclos" llegaron a ALSA

  10. Año 1964

    1964

    Primer servicio internacional de Alsa: Oviedo - París - Bruselas